-- Leo's gemini proxy

-- Connecting to enteka.xyz:1965...

-- Connected

-- Sending request

-- Meta line: 20 text/gemini

Es difícil ser cristiano y de izquierdas


Hubo un tiempo, quizás fuera hasta 1989, en que, en España, era sencillo ver puntos comunes entre la ética cristiana y la solidaridad socialista. Por ponerlo de alguna manera porque esa frase tendría que tener mil notas en la wikipedia. Recuerdo de esa época, y también mucho más tarde, movimientos, grupos y personas dentro de la Iglesia Católica que asumían parte del lenguaje y de las causas típicas de la izquierda.


Habían y hay, por supuestos, divergencias, sobre todo en materia de, digamos, moral privada, sexual y lo que ahora denominamos cuestiones de género. Sin embargo se asumían, y creo se retroalimentaban en temas de "pueblos empobrecidos", guerra, paz, justicia social y hasta política económica. Todo esto por supuesto en medio de posturas diversas dentro del catolicismo y de la izquierda. No eran para nada lo mismo pero desde luego había zonas donde se hacía casi académico ver diferencias.


Sin embargo ese tiempo pasó, que me perdonen los militantes socialistas que son a la vez militantes cristianos, pero es así.


Ahora que no soy católico, pero sí cristiano


...me resulta aún más difícil decir esto porque meterse en medio es meterse en medio de las tortas, pero allá va.


Hay hostilidad en las personas de izquierdas hacia la religión en general y lo católico en particular. Esa hostilidad estará o no dentro de la libertad de expresión y todo eso, pero acaba produciendo desafección. Lo experimenté en carne propia, hace unos cuantos años siendo seminarista. Y el seminario no es una etapa donde uno tenga tiempo de meterse en líos, con una jornada que empieza con laudes y termina en completas, que incluye misa diaria, formación sacerdotal y teología más responsabilidades de otro tipo que ni me acuerdo, no está uno para meterse en Internet demasiado. O por lo menos fue así en mi etapa de seminario.


Pero habían pintadas cerca y claro uno las leía, y cosas que se decía. Después, al dejar el seminario, la cosa fue aún peor y hasta ahora. Que sí que todo podrá, o no, según los casos, dentro de la libertad de expresión, pero, y lo digo francamente, yo también la tengo y sé muy bien cuando me insultan y cuando se me trata de excluir. O cuando se insulta y se trata de excluir a otras personas.


Y por ambos "bandos", hijitos míos, por ambos bandos. Solo que ahora es la izquierda, no la iglesia quien tiene la prevalencia social, el poder que eso implica y los guardianes de la moralidad han cambiado de bando, lo que va aparejado con el derecho a tener siempre la razón.


Y ya está, no vengo a pedir nada, que tampoco me van a hacer caso, sino a dejarlo dicho y ya está hecho.




-- Response ended

-- Page fetched on Fri Jul 23 15:28:21 2021